Make your own free website on Tripod.com

Viviendo el arco iris

Home

 

colores.jpg

Había una vez un mundo original y sin igual, donde vivía todo tipo de criatura: unicornios, dragones, gatos, perros, ornitorrincos, libélulas, hipogrifos, enanos, elfos, hadas, mariposas, pegasos y muchos, muchos más, que hasta algunos son difíciles de imaginar, y sin embargo los hay.

 

Y cada ser representaba un color. Aunque parezcan pocos, no es así. Colores hay una infinidad.

 

Estaban el rosa-rojo, azul-verde, morado-amarillo, rosa salmón, verde hoja de abedul, azul cielo, azul reflejo del cielo (también llamado azul mar), etcétera.

 

Sin embargo, los principales tenían algo que los diferenciaba de todos los demás habitantes: representaban valores.

 

Eran importantes y especiales, pues ellos no eran derivados de otro color, sino que eran la base del resto; y poseían la habilidad de cambiar de tonalidad.

 

Rojo era Valentía.

 

Amarillo era Alegría.

 

Azul era Esperanza.

 

Naranja era Sensatez.

 

Verde era Tolerancia.

 

Café era Madurez.

 

Gris era Paciencia.

 

Rosa era Amor.

 

Y finalmente, Morado… ¿qué era Morado? Éste último resaltaba de los otros porque tendía a cambiar. Podía llegar a ser negro un día, o quizás blanco al siguiente. Todos lo catalogaban de “raro”, mas no se lo decían por respeto… la mayor parte del tiempo.

 

“Falta Respeto…” pensó un día Morado.

 

–¿Qué tal si lo nombras tú? –sugirió Paciencia, leyendo su mente.

 

–Ni siquiera sé quién soy yo… ¿Y tú quieres que nombre a alguien más?

 

–¿Y por qué no? –comentó sonriendo.

 

Después de pensarlo un poco, Morado decidió que el mejor color para el Respeto era el Negro, pues le recordaba la solemnidad y seriedad que mostraba. Aparte de que combinaba con todos los demás colores, de la misma forma que el Respeto está relacionado con todos los demás valores. Y Negro/Respeto nació (por así decirlo).

 

Otro día, llegó Amor muy desolado con Morado. Siempre atento a sus amigos, éste escuchó los problemas de su compañero. Morado respondía a sus preguntas y quejas con sabios y útiles consejos, casi como si ya hubiera pasado por su misma situación. Amor, sorprendido, meditó un poco, y al final sonrió. –¡Gracias! –exclamó con una brillante sonrisa y lo abrazó. Luego se fue brincando con Alegría... o Amarillo.

 

A los pocos días, hubo una guerra entre animales reales y criaturas fantásticas. La razón de su pelea era la rivalidad que sentían porque unos podían viajar y vivir en la Tierra, mientras que los otros nomás podían transportase a libros. Duró esto por tiempo indefinido (no se puede precisar, ya que a Tiempo le gustaba moverse de una manera diferente a como lo hace en la Tierra, e incluso hasta caminaba en reversa si quería).

 

Valentía inspiraba a ambos bandos a continuar, pensando erróneamente que hacía una buena obra.

 

Tolerancia se limitaba a soportar los malos tratos que recibía tanto él como todos.

 

Amor lloraba desconsoladamente…sentía que nadie lo quería ni necesitaba.

 

Madurez y Sensatez eran prisioneros, y por consecuencia no eran capaces de gran cosa.

 

Esperanza todavía miraba el horizonte ilusionadamente, con los ojos llenándose de atardecer. Deseaba hacer algo, ayudar; pero ignoraba cómo. Y, de repente, pasó por su mente como un rayo…

colores2.jpg

Al siguiente instante corría. Corría. Y corrió hasta llegar con Morado.

 

–¡MORADO!-gritó.

 

–¿Qué sucede? –preguntó éste preocupado.

 

–¡Tengo una idea! Necesitamos PAZ.

 

–¿Paz?

 

–Lo que oíste, has de nombrar Paz.

 

–¿Cómo?

 

–Al igual que hiciste con Respeto. El rumor se extendió por toda nuestra dimensión. Por tanto, has de crear Paz en este lugar de locos.

 

–No sé si pueda…

 

–¡Claro que puedes…y lo harás!

 

–Necesito un color… uno que de verdad lo signifiqué… No es así tan sencillo; un error podría causar un antivalor o algo.

 

–¡No me importa! Yo… ¡confío en ti!

 

Esta última frase despertó como una chispa dentro de Morado y se concentró en encontrar eso que necesitaba… Necesitaba limpiar la guerra… Necesitaba Pureza…

 

¡Pureza!

 

–¡BLANCO!

 

Entonces, hubo un rayo de luz formado por todos los colores, dando vueltas. Tan rápido que simulaba el blanco, y de este color se puso el ambiente, cegando a todos.

 

Cuando se desencandilaron los combatientes, se iluminaron sus mentes y se dieron cuenta de que no había razón para pelear (sinceramente, era una muy tonto el motivo de la lucha). Mientras se disculpaban y abrazaban, algunos hasta lloraban; caían pequeños brillos parecidos a los copos de nieve, que provocaban Belleza en el entorno.

 

Sentado estaba sobre una piedra, a la sombra de un árbol, estaba Morado. Aquel color sin valor propio, que sin embargo había acabado con una guerra… y nadie lo reconocía ni importaba saber ni agradecérselo. Sentía algo de tristeza, sí. Pero nada que no hubiera sentido ya antes.

 

Esperanza, probablemente su más cercano amigo, llegó y se sentó a su lado. Silencio reinó entre los dos (repito, no puedo mencionar el tiempo durado).Y Esperanza lo rompió.

 

–Salvaste nuestro mundo.

 

–Sí…

 

–Pues… ¡felicidades!

 

–Gracias.

 

Otro silencio.

 

–No… Gracias a ti. Sin ti… bueno…

 

–¿Ah?

 

–No sabría en quién más confiar.

 

De nuevo aquel sentimiento extraño por dentro de Morado, que sentía cada vez que oía algo sobre…

 

–¡Eso es! –comenzó–. Ya sé quien puedo ser: ¡Confianza!

 

Y así fue como…

 

¡No, esperen!, antes pasó algo más:

 

Azul opinó: –Confianza está bien… pero… ¿has pensado en ser Belleza?

 

Y rieron los dos.

 

Morado respondió: –¡Ah, ah, ah…! ¡No!

 

Ahora sí:

 

Y así fue como la Confianza nació… por así decirlo. 

 

Cuento ganador del primer lugar en el VI Concurso de Creación Literaria 2008, categoría C.

Prof. Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar